«

»

Jun 08

Entre huellas y leyendas

El pasado día 6 de Junio los alumnos de Artes del Libro de 1º de Bachillerato de Artes y Gloria García, su profesora, se fueron a saborear de cerca algunas técnicas de grabado.

Primero tuvimos el lujo de disfrutar de la exposición temporal de Ando Hiroshige a través de la colección de FedericoTorralba en el Museo de Zaragoza.

Hiroshige fue uno de los autores más importantes del género ukiyo-e, que se caracterizó porque los artistas utilizaban el grabado en madera o xilografía para sus estampas multicolores, y su obra ha servido de inspiración para autores tanto orientales como occidentales. De hecho, la misma estampa que impactó al coleccionista Federico Torralba, Lluvia sobre el gran puente de Atake, de la serie Cien vistas famosas de Edo la pintó Van Gogh y Hergé la llevó a su lenguaje de línea clara con Tintín.

 

La muestra se compone de dos partes: una primera galería dedicada a Hiroshige y su obra, con una selección de las mejores estampas de sus series donde retrató con un realismo extraordinario edificios, templos, pequeñas ciudades, sus pobladores y la naturaleza. Edo es actualmente Tokyo. Y la segunda parte de la exposición está dedicada al periodo en el que vivió, una época de paz y prosperidad, marcada por el carácter hedonista de sus habitantes, por la casta dominante, los samurais y la religión (sintoísmo y budismo). Cuenta también con preciosas piezas relacionadas con la vida cultural urbana y la belleza de la mujer.

 

La segunda parte fue descubrir la exposición Entre Huellas y Leyendas en el Centro de Historias. Una colectiva de artistas que desarrolla la técnica de la xilografía en gran formato versando desde siete puntos de vista sobre la mítica leyenda de la figura del elefante y los últimos momentos de retiro de su vida. Esta vez los alumnos pudieron recibir las explicaciones de una de las componentes de dicha colectiva y entender mejor cada uno de los pasos, ilusiones, problemas y algunas soluciones de los mismos de un modo tanto técnico como humano. Un placer compartirlo con ellos.